lunes, 18 de enero de 2016

Al marcharte Tú



Dicen que dos almas no se encuentran por casualidad, que por una u otra razón están destinadas a cruzarse. Como la tuya y la mía, que se cruzaron un día en el camino de la vida y en el de la muerte...y así sin querer, de repente, te fuiste. 
Y mi alma, se quedó sola y triste. No podía mirarse a los ojos, ni sonreírse, ni contemplar su reflejo en ningún espejo, ya que, las lágrimas del dolor se lo impedían.




Al marcharte tú, alma mía, te llevaste parte de mí, de mis ilusiones, de mis esperanzas, de mis sonrisas, de mi alegría....y te fuiste y me robaste el alma. Exactamente igual que cuando me topé con tu primera mirada, con tu primera caricia....siempre, aquella primera vez.
Y te desvaneciste,  me desvanecí contigo, y en un aliento, me empujaste, me susurraste "Sonríe, vive, siempre vida mía...".

No hay comentarios:

Publicar un comentario